martes, 28 de junio de 2016

LA MAYORÍA SILENCIOSA

En León lo sabemos bien (algunos): La mayoría prefiere que piensen otros y así hay más tiempo para ocuparse de lo que verdaderamente importa, el vecino (ese que elige al alcalde). Llevamos más de treinta años encerrados en una autonomía creada por y para los intereses de una oligarquía con unos planes muy concretos: comerle la merienda a los de al lado. Una autonomía que se salta a la torera la historia y el sentir de los pueblos y las regiones que la conforman, pero que funciona. ¡Vaya si funciona para algunos!

Pero no vengo (hoy) a hablar de esto de la autonomía. Solo quería poner como ejemplo que muchas de las víctimas de la transición ejemplar y ejemplarizante han preferido que piensen otros, y por ello tenemos en León a un alcalde que más que en su ciudad, prefiere pensar en Valladolid, donde están sus amigos de la Junta y en una idea nacionalista y neo-romántica que se llama Castilla y León y que precisa de una Fundación para crear un sentimiento regional a lo austro-húngaro o a lo checoslovaco y de un sello impuesto con desfachatez y soberbia para que todo, desde el Moncayo hasta o Cebreiro tenga exactamente el mismo sabor.

¿Y tiene Antonio Silván la culpa de algo? Seguramente de muchas cosas sí, pero de que un alto porcentaje de leoneses hayan decidido llenarle las urnas de trocitos de sus sueños y de la vida de los suyos para que él en el recreo los reparta entre Juan Vicente, Bertín o Mariano, no. La culpa la tienen ellos, esos leoneses que le votan y después, en el bar de la esquina, dicen que Valladolid nos roba. No, Valladolid no roba a nadie. Valladolid tiene a otros caraduras sentados en sillones bien altos y estos caraduras envían a sus amigos a pedir el aguinaldo a (en este caso) León. Y entonces la gente dice: “si total, ¿qué más da unos que otros?”, le dan ese aguinaldo, y así nos sigue yendo. Y así nos va en León.

Pero insisto, no quiero hablar del complejo e infausto drama de León. Solo quiero usarlo de ejemplo. De cómo repetir frases que otros dicen es más sencillo que elaborarlas. De cómo no utilizar ni cinco minutos para enterarse de qué pretenden realmente los que quieren gobernar da derecho a participar en el juego y de cómo repetir como un lorito lo que dicen en los medios, tiene, a la hora de la verdad, el mismo valor que haberse informado, estar actualizado o haber utilizado tiempo para preocuparse en cómo funciona todo esto.

Hay gente (mucha) que no tiene ni la más remota idea de qué es lo que mete en la urna y de cuál es el engranaje y el funcionamiento de la maquinaria. Y esa gente también decide. Y opina. Y difama. Recuerdo que en el instituto estudiábamos el Tribunal Constitucional y el número de artículos de la Constitución. Que el rey era el Jefe del Estado y que en los setenta empezó la democracia y se legalizó el Partido Comunista. Todo eso, y más cosas, estaba en el libro de historia, al final, en una especie de tema-anexo muy colorido lleno de dibujos de niños y niñas con caras sonrientes que decían en bocadillos de cómic cosas como “esta es nuestra bandera”. Y recuerdo ir a Madrid y reconocer el Tribunal Constitucional por la foto que salía en esas páginas. ¿Por qué todo lo demás, lo importante, lo determinante, lo tuve que aprender por mi cuenta?

Dejad hablar a la mayoría silenciosa

¿Pero realmente son mayoría los que prefieren que piensen otros? ¿Son tantos y tan determinantes? Ahora llegaron las elecciones y un 33% ha votado por que sí a un señor que considera con muy buen criterio que un plato es un plato y un vaso es un vaso. Apostaría que la mayor parte de ese 33% no ha votado a unos representantes que eligen a ese señor. No, han votado a ese señor. Porque así funciona ¿no? ¡Ah! Y sin olvidarnos de otro porcentaje dentro del porcentaje que ha votado a estos porque son los buenos (los malos, ya lo dijo Mariano en su discurso, eran esos que tiraron bengalas (no olvidemos que eran unos pocos descerebrados de extrema derecha, a ver si nos vamos luego a equivocar de malos)).

Un 33% de los votantes han optado por ese señor, por esos que son los buenos o bien han elegido esa opción con unos criterios y por unos motivos. Son estos terceros los que me preocupan, aunque considero que son los menos. Si en vez de calcular el porcentaje sobre los votantes, lo calculamos sobre la gente que estaba llamada a votar, el porcentaje cambia considerablemente, y el Partido Popular ha sido elegido por aproximadamente el 22% de los electores. Eso significa que el 78% de los españoles no han elegido ni al señor ese que se emociona en los campos de alcachofas, ni a los buenos, ni tampoco han elegido la opción con criterios y motivos. Es más, podemos concluir que buena parte de ese 78% no solo no les ha elegido sino que no tiene la más mínima simpatía. Por ello dentro del PSOE y de C’s hay tanto miedo a apoyar a Mariano. ¡La sangría de votantes que sufrirían cualquiera de los dos!

Es cierto que han sido los más votados. Los ladrones, los corruptos, la mafia del PP. Pero 28 millones de ciudadanos y de ciudadanas les hemos dado la espalda. Cada cual con sus criterios. Todos respetables. Pero 28 millones de 36, son unos cuantos millones. Lo que hagan los dirigentes (especialmente del PSOE y de C’s) es otra cuestión. Otro debate. Lo que está claro es que el Partido Popular tiene la oposición del 78% de los españoles y las españolas. Y que dentro del 22% de sus votantes, no todos votaron con criterio y con conocimiento de causa. El resto lo hizo el sistema y la ley electoral, que es lo que hemos de cambiar en cuanto sea posible, pues claramente no representa el verdadero sentir de la ciudadanía y eso no puede llamarse democracia.


Ahora toca reflexionar y buscar el modo de cambiar esta ley electoral tan injusta. Lo tienen todo blindado y bien blindado, pero cada vez somos más dentro de esta mayoría silenciosa y silenciada quienes sabemos de sus artimañas, y junt@s seremos capaces de encontrar los puntos débiles de sus fortines. Somos individuos iguales ante la ley, se supone. No es justo que muchos votos se vayan a la basura sistemáticamente, según se meten en la urna. Hay que hacer una ley más justa y sobre todo más sencilla, no vaya a ser que el señor más votado de todos tenga que explicarles a los suyos que es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde.

lunes, 13 de junio de 2016

CRÓNICAS DE LOS AÑOS BOBOS O WELCOME TO THE MOYEN ÂGE. NUESTRO JUEGO DE TRONOS PARTICULAR.

La roja había ganado todos los campeonatos disputados desde que empezó la crisis. Mucha gente lo celebró, porque era muy importante.
Años más tarde, en Brasil, nos sacaron de nuestras Casillas, se desmoronaron las Torres, nos perdimos en lo más oscuro Del Bosque y duramos una semana. ¡Crisis!
En Francia 2016 miles de franceses se manifiestan y toman las calles. Los borbones se alegran de tener sus cabezas en España. En Astorga y otras plazas aún hoy se presume de que resistimos a los franceses en otros tiempos y de que casi se cargan a Napoleón. ¡Viva Fernando VII! Se recrea, a veces. Se invita al embajador de Rusia, ondea su bandera en nuestro ayuntamiento y se canta su himno, por eso de que había maragatos que desertaron de la Grande Armée arme para pasarse al otro bando. ¡No olvidemos que algunos tenemos un alcalde historiador!
Mientras, esos rusos tan queridos, se pegan en Marsella con los ingleses, que inventaron el fútbol, que se celebra en Europa. En Francia. Y los medios siguen sin hablar de las revueltas multitudinarias contra las leyes de Hollande. Venezuela está más cerca de los amigos congoleños de Pablo Casado.
...la crisis sigue y España vuelve a ser favorita en la Eurocopa. Sergio Ramos compone himnos. Hoy empieza todo. Es campaña electoral. Sube la mano y grita gol. La Roja Baila. La Niña Pastori parará los penaltis que De Gea deje en manos de su abogado ¡Que vienen los comunistas!