martes, 29 de marzo de 2016

Hijos de la ruina

Es hora de recapitular las hostias que me ha dado el tiempo
NACHO VEGAS

Somos hijos de la ruina,
de la leña olvidada por el fuego.
De la piedra lamida por el olvido.

Herederos del polvo,
cómplices del piano abandonado
en el escondrijo desafinado de los acordes del tiempo.

Somos paupérrimos compases de la calle,
distorsionadas y eólicas frecuencias del viento,
torpes aprendices de la lluvia.

Somos tenaces supervivientes de la debacle,
valientes defensores del sonido y su silencio,
hijos, herederos,
legítimos defensores de la ruina,

donde siempre se refugió el amor.



                                                                 Licencia de Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario